La educación sexual de los niños podría ser afectada y vetada en México por el denominado Pin Parental.

Con este, se espera que los niñas, niños y adolescentes del país no reciban educación sexual en las escuelas.

El famoso “pin parental” es una herramienta que imita la función de un código o contraseña para proteger un dispositivo de forma que solo las personas autorizadas puedan acceder a la información, y en este caso pretende ser aplicado a la educación.

Pin Parental: ¿Qué es?

La iniciativa del Pin Parental presentada por el diputado Eduardo Martínez Arcile, presidente de la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología, señala que los padres tendrán derecho a ser previamente consultados para su consentimiento o no, cuando en las escuelas se impartan programas, cursos o talleres en rubros de moralidad, sexualidad y valores.

El Pin Parental es un veto que se pretende otorgar a madres y padres para que impidan el acceso a sus hijas e hijos a contenidos y actividades escolares que hablen sobre dichos temas.

Esta herramienta permitiría a las familias decidir si sus hijos reciben educación en temáticas como la sexualidad, de manera que los padres tendrían que dar su respectiva autorización para que el estudiante pueda acceder a la información.  

Esta iniciativa afecta el ejercicio de su derecho a la educación, a la salud y a la libertad de expresión, y restringe o limitar su acceso a la información.

Contraviene el interés superior de la niñez al permitir que las madres y los padres de familia determinen el contenido y las características de la educación con base en sus convicciones personales.

De igual manera, vulnera el propósito de las escuelas de construir un espacio seguro para que las y los niños hablen de todos los temas y obtengan herramientas para tomar decisiones sobre su vida, entre otros.

Iniciativa no “protege” a los niños

La aprobación de la iniciativa para modificar la Ley de Educación en la que se incluye el pin parental, podría derivar en un aumento de casos de violencia sexual hacia niños, niñas y adolescentes en el estado.

El acceso a la educación sexual integral no solo tiene el fin de prevenir enfermedades y embarazos a temprana a edad, sino también les permite a los alumnos conocer y defender los derechos que tienen sobre su cuerpo.

Expertos han señalado que la aplicación de esta medida implicaría un retroceso en el avance del autoconocimiento y la lucha contra la discriminación, que se traduce en una sociedad respetuosa y tolerante respecto a la diversidad sexual y de género.

Incluso, pondría a los menores en peligro de ser violentados sin que puedan percatarse de ello, pues la falta de la misma educación sexual podría llevarlo a no poder identificar que eso que están viviendo no es “normal”.

Sector educativo rechaza iniciativa

La Secretaría de Educación de Quintana Roo (SEQ) y la Comisión de Derechos Humanos del estado (Cdheqroo) reprobaron la iniciativa presentada en el Congreso por el Partido Acción Nacional (PAN) sobre el veto o pin parental.

De ser aprobada en Quintana Roo, se incorporará a la Ley de Educación Estatal por lo que padres y madres de familias decidirán si sus hijos asistirán a clases cuando se impartan contenidos de “moralidad, sexualidad y valores”.

Propuesta de Pin Parental enciende las redes sociales

Usuarios en redes sociales y colectivos como la Red por los Derechos de la Infancia, Conversatorio Feminista Cancún, Siempre Unidas, Sororidad Cancún, Marea Verde, Defensoras Digitales Quintana Roo, entre otros, se manifestaron en contra de la iniciativa, argumentando -en su mayoría- que el Pin Parental viola los derechos humanos de niñas, niños y jóvenes.

Quintana Roo, el estado con mayor incidencia de violación

Cabe recordar que el estado de Quintana Roo pasó de la posición 27 al primer lugar nacional como la entidad con mayor tasa de incidencia en el delito de violación durante el primer semestre de 2020.

De acuerdo con el último reporte del Observatorio de Seguridad y Género (OSEGE), durante los primeros seis meses del año, la entidad generó una incidencia de 15.3 carpetas de investigación iniciadas por cada 100 mil habitantes.

Comparándolo con el mismo periodo pero de 2019, la estadística era de 5.1, siendo el mes de febrero el que tuvo mayor incremento.

¿Qué opinas sobre el Pin Parental?

Te recomendamos: CASO BORGE: ACEPTAN AMPARO CONTRA EL DELITO DE DELINCUENCIA ORGANIZADA