Kantunilkin.- El Pibi nal (cocción de elote en horno rustico) es una tradicional actividad que campesinos del municipio de Lázaro Cárdenas aún practican como agradecimiento a los Yum Dziles (dioses del monte) por la producción obtenida.

Pero no solo es eso, sino que es una verdadera delicia poder disfrutar de estos manjares mayas que se comen solo una vez al año acompañado del tradicional atole ya sea dulce o salado, dependiendo del gusto de cada persona.

La actividad consiste en cortar o bajar los elotes verdes, seleccionando los más tiernos para enterrar en un horno rústico, más conocido en la zona como “pib“, en donde se colocan los elotes y se entierran tapándolos con las hojas de las mismas plantas para desenterrarlas al día siguiente por la mañana.

Terminando de sacar todos los elotes del hoyo, empieza la parte más importante para los productores que es la ofrenda a los dioses del monte y para ello ya prepararon un altar maya más conocido por los campesinos como “joo che” en el cual colocan 12 jícaras llenas del atole, dulce y salado y en la esquina de este altar se coloca un ramo de 24 elotes, recién sacados del pib.