Te sugerimos leer: Pez Diablo, un peligro para la Laguna de Bacalar