En medio de la crisis por el coronavirus, el precio del petróleo se desplomó en su peor nivel, luego de que la alianza entre la OPEP, Rusia y otros nueve productores petroleros no alcanzaran un compromiso sobre el nuevo recorte de la oferta conjunta de crudo.

Después del fracaso de las negociaciones entre Arabia Saudí y Rusia, en una sesión marcada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) dio el inicio de una guerra de precios entre estos dos últimos, lo que ha arrastrado el precio del crudo a niveles similares a las 1991, en plena Guerra del Golfo.

Durante las reuniones, Rusia rechazó la oferta de la OPEP de recortar adicionalmente 1.5 millones de barriles diarios para detener la caída de la demanda desencadenada por el covid-19 hasta el fin de 2020.

La falta de acuerdo provocó fuertes pérdidas para el precio del oro negro, el barril de Brent se presentaba en 36 dólares, y el tipo West Texas cerró con un desplome del 24.59%, hasta situarse en 31.13 dólares el barril.

Hasta el momento, la pelea entre Arabia Saudí y Rusia amenaza con afectar a los dividendos de las grandes petroleras, por lo que el país arábigo se ha adelantado para ofrecer descuentos masivos al precio de los contratos de abril.