Holbox.- Con incertidumbre arrancó la captura de langosta en Holbox y Chiquilá, en donde 400 pescadores temen que las ventas del crustáceo decaigan hasta un 40 por ciento a consecuencia de la falta de turismo por el coronavirus.

Willian Aguinaga Chay, presidente de las cooperativas pesqueras en la zona norte del Estado, informó que existe incertidumbre entre el sector pesquero de Quintana Roo debido a que por el alto costo de la langosta solo el turismo que llega a Cancún o Playa del Carmen pueden adquirir el crustáceo.

Mencionó que, en otros años, la captura de langosta representa un alivio económico para los pescadores pero ahora es totalmente incierto y se podría bajar el precio del kilo para tener más ventas a nivel local.

En este sentido, Aguinaga Chay dijo que el kilo de la cola el año pasado cerró en 600 pesos y de cabeza 350 pesos teniendo más de 120 toneladas en pesca solo en Chiquilá y en Holbox.