Kantunilkin.- Contaminan la laguna Conil en el puerto de Chiquila, lugar de reproducción de cientos de aves migratorias y especies marinas que arriban para reproducirse, mientras autoridades ambientales no hacen nada para frenar la grave contaminación.

Montones de basura y restos de aceite de motores de las embarcaciones van a parar en las aguas de la laguna Conil por la inconsciencia de algunos pescadores a quienes no les importa provocar el grave daño a la laguna, a pesar de ubicarse en la reserva natural protegida de flora y fauna “Yum Balam”.

El alcalde de Chiquila, Valerio Domínguez Mayoral, señaló que en varias ocasiones se ha exhortado a los pescadores no verter los aceites de sus embarcaciones en las aguas de la laguna pero no entienden poniendo en riesgo a delfines, tortugas, pulpos, langostas y otras especies marinas que utilizan la laguna para reproducirse.

Aclaró que en la laguna está prohibida la pesca precisamente por la cantidad de especies marinas y aves migratorias que llegan a reproducirse, pero el problema ahora es el hombre, que contamina seriamente el entorno ecológico y que, obviamente, pone en peligro a las especies.