Además de explorar los orígenes de una de las villanas más emblemáticas del cine, Cruella nos conquistó con una gran cantidad de amigos peludos, entre ellos Buddy, un perro callejero. 

Aunque se podría pensar que el perrito siempre fue una mascota feliz, la realidad es otra, su historia fue muy triste durante sus dos primeros años de vida.

¿Cómo llegó un perro callejero a Disney?

El reciente estreno de Disney, ha captado la atención de la comunidad internacional, no solo a su impactante historia y efectos especiales, sino también por el ‘adorable’ perro callejero que aparece en escena.

El can Buddy, quién se llama ‘Bobbie’ en la vida real, ha logrado robarse el corazón de todo el elenco, incluida la actriz principal.

Aunque las cicatrices debajo de su pelaje peludo revelan la historia de su pasado solitario.

Antes de ser estrella de Hollywood, Bobby era un perro callejero que fue rescatado por una organización benéfica de las calles de Chipre en 2019.

Razón por la que se desconocen las razas de sus padres.

A pesar de que ya no se encontraba deambulando, la vida del perrito siguió complicándose debido a que nadie lo quería adoptar por ser un perro grande.

perro-callejero-Cruella

Fue hasta después que la organización benéfica chipriota ofreció a Bobby, de dos años, a Julie Tottman.

Tottman es una entrenadora de animales de Hollywood que se especializa en preparar animales para las apariciones en la pantalla grande.

Convencida de su calidad de estrella, lo nombró para el papel de Buddy, compañero de la malvada cazadora de dálmatas, papel interpretado por la ganadora del Oscar Emma Stone.

Julie también ha ayudado a entrenar animales que han figurado en filmes como Harry Potter, James Bond, Charlie y la fábrica de chocolate.

Buddy en Cruella

Buddy se presenta en las primeras escenas de Cruella cuando la joven Estella comienza su tiempo lleno de problemas en la escuela.

Cuando la joven Estella inicia su vida académica inmediatamente se encuentra en desacuerdo con varios de los niños y se ve envuelta en muchos problemas y muchas peleas.

En un choque, Estella es arrojada a un contenedor de basura y es aquí donde encuentra a un cachorro que aparentemente ha sido abandonado.

Estella nombra a su nuevo amigo Buddy y se lo lleva a casa sin que su madre lo sepa.

perro-callejero-Cruella

¡Amamos las historias con final feliz!

Te recomendamos: BODA, LAS PIERNAS DE THOR Y MÁS EN ESTAS TENDENCIAS DE LA SEMANA