Hasta el momento, la investigación se centra en la participación de los personajes involucrados en la operación del proyecto con el nombre clave “Proyecto Kimora”, que utilizó el mercado de valores y el sistema bancario para obtener beneficios personales, fuera de la ley.

De acuerdo con documentación entregada por un “informante” bajo pena de perjurio, según las leyes de la Unión Americana, al Departamento de Justicia y a la Securities and Exchange Commission (SEC, por sus siglas en inglés), Comisión de Bolsa de Valores de Estados Unidos y agencia del gobierno de EEUU, el ex Presidente de México, Enrique Peña Nieto recibió un soborno por “autorizar” la compra de la empresa Fertinal, con un sobreprecio que dañó el patrimonio de la petrolera y al erario.

El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, pagó 635 millones de dólares por “Fertinal” cuando esta empresa se encontraba en la quiebra total, con cientos de millones de dólares en deuda y una deuda bancaria de 264 millones de dólares y que sólo disponía de 12 mil dólares de efectivo en cajas.

Debido a el presunto soborno en la compra-venta de Fertinal, realizada por Petróleos Mexicanos (Pemex) en 2015, Peña Nieto es investigado por posible detrimento en el patrimonio de Pemex y tenedores de bonos.

Además, el sistema bancario de Estados Unidos fue “utilizado” para facilitar, vía cuentas en ese país, los pagos por soborno.