México ocupa el primer lugar en abuso sexual, violencia física y homicidio en menores de 14 años.