Tras el grave error cometido por el Laboratorio Nacional de Control que opera la Conade y por el que a la esgrimista mexicana, Paola Pliego se le impidió participar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, el país ha perdido a una gran deportista.

Los resultados expedidos en 2016 por la Conade marcaron un positivo a 540 nanogramos de madafinil; sustancia que es utilizada como neuroestimulante, lo que la dejó fuera de la competencia, la joven decidió apelar los resultados y pidió que sus pruebas fueran analizadas en un laboratorio de Alemania, en donde pudo comprobar que el resultado antes emitido era negativo.

Ante esto y después de tres años de lucha en los que se interpuso una demanda a la Conade por daños y perjuicios, Pliego ha compartido a través de su cuenta de Twitter que ha ganado la demanda.

En la publicación expresa que si bien recibió una indemnización, nada remediará todo el esfuerzo y los sueños que le fueron truncados, también espera que su caso sea un ejemplo de que en México sí se puede encontrar justicia.

Por otra parte, la esgrimista denunció la falta de apoyo de los directivos mexicanos para impulsar su carrera después del suceso y agradeció a Uzbekistán, país que le dio la oportunidad para competir por ellos y a través del cual busca su pase a los Juego Olímpicos Tokio 2020.