El internet se volvió el recurso más valioso durante la pandemia de COVID-19, que provocó grandes cambios, sobre todo en el ámbito tecnológico.

Esto quiere decir que se crearon muchas necesidades y para cada una se ideó una solución.

Guillermo Rodríguez Abitia, director de Innovación y Desarrollo Tecnológico de la UNAM, afirmó que esto nos permitió avanzar 10 años en términos de habituarnos al uso de la tecnología.

“Profesores y alumnos tuvieron que adaptarse a las clases en línea, no fue opcional. Debemos volvernos más alfabetizados en términos digitales para ser más proactivos”, dijo.

Te puede interesar: TECNOLOGÍA: ¿QUÉ ES LO QUE NOS DEPARA EL FUTURO CERCANO?

Si esa situación hubiera ocurrido una década atrás, no hubiera sido posible ejecutar lo que hoy nos podemos realizar con las TIC’s.

De esta manera, la brecha digital habría sido mayor, porque a pesar de que la tecnología ya existía, no estaba lista.

¿Qué tanto avanzó la cobertura tecnológica?

Rodríguez Abitia señala que en el año 2000 había 5.1 por ciento de penetración de las TIC entre la población mexicana.

Una década después pasó a 31 por ciento; en 2015, a 57.4 por ciento, y en este momento vamos en más de 70 por ciento.

Sin embargo, precisó que persiste la brecha digital, porque un asunto es que la gente tenga acceso a internet, y otro que lo haga de manera adecuada.

En ese sentido, el universitario añadió que una encuesta del INEGI reporta que una parte importante de los usuarios se conecta a través de su smartphone.

Pero esté no otorga la misma capacidad y herramientas que una computadora, de ahí que siga existiendo una gran brecha digital.

Hablemos de ciberseguridad

Mientras más dependemos de internet para realizar nuestras actividades, más vulnerables nos volvemos.

Es decir, es mucho más sencillo que ahora se suplanten identidades, hackear información sensible o haya violación de privacidad de datos, aclara.

Por lo que debemos tener cuidado con el uso de contraseñas y tener una cultura informática mucho más fuerte o segura.

Hay que aprender a hacer contraseñas más fuertes y cambiarlas cada determinado tiempo para evitar estar expuestos a un ciberdelito.

En caso dado que no te quieras exponer en las redes sociales, no subas información personal a ellas. Simplemente utiliza los medios para aquello que creas es necesario.

Te puede interesar: ¿CÓMO HACER QUE LAS NIÑAS SE INVOLUCREN EN LA CIENCIA Y LA TECNOLOGÍA?