El pan de muerto es un postre delicioso y típico que se puede acompañar con chocolate calientito o café al gusto. ¡Aquí te decimos cómo lo puedes preparar de manera sencilla!

Este postre mexicano se come especialmente en el Día de Muertos, el 1 de noviembre, sin embargo si eres muy amante de él, también puedes prepararlo en cualquier época del año.

Historia del pan de muerto

Cuando pensamos en las fiestas de noviembre, rápidamente se nos viene a la mente el exquisito pan de muerto.

A muchos de nosotros nos encanta comer pan y hay quienes hacemos largas filas en las panaderías para conseguir este tan solicitado postre. Pero, ¿qué tanto sabemos sobre su historia? 

El origen del pan de muerto se sitúa en la época de la Conquista, fue inspirado por rituales prehispánicos cuando se practicaban los sacrificios humanos y hoy en día es uno de los mayores representantes del Día de Muertos. 

Hay quienes dicen que cuando una princesa era ofrecida a los Dioses, su corazón aún latiendo se introducía en una olla con amaranto y, después, quien encabezaba el rito mordía el corazón en señal de agradecimiento a un dios. 

pan-de-muerto-aprende-a-prepararlo

Otros cuentan, que para enterrar a los muertos se preparaba un pan de semillas de amaranto que bañaban en la sangre que sobraba de los sacrificios.

Sin embargo, los españoles encontraron violentas esas prácticas, por lo que terminaron sugiriendo que se preparara un pan de trigo cubierto de azúcar roja, que simulaba el corazón de las doncellas, sin que tuvieran que perder la vida.

Tipos de pan

La forma que conocemos del pan de muerto hoy en día representa un cadáver, la bolita de pan superior es un cráneo y las cuatro canillas son los huesos del cuerpo que señalan las direcciones del universo.

En algunos casos, los cuatro puntos cardinales pueden simbolizar a los distintos dioses, Quetzalcóatl, Tláloc, Xipe Tútec y Tezcatlipoca.

En México, hay muchísimos tipos de pan de muerto; en Yucatán, a veces lo llenan de queso crema y en Morelos lo hacen con forma humana de brazos cruzados, cubierto de azúcar roja.

Aprende a preparar pan de muerto de manera sencilla

Ahora que conoces mas sobre la historia de México y su fascinante gastronomía, queremos compartir contigo esta receta paso a paso, en la que aprenderás a preparar pan de muerto tradicional fácilmente.

Ingredientes

  • 2 1/2 tazas de harina
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 20 gramos de levadura fresca u ocho de levadura seca
  • 1/4 taza de agua tibia
  • 1 huevo
  • 2 yemas de huevo
  • 1/4 taza de leche
  • 2 cucharadas de ralladura de cáscara de naranja
  • 1 cucharada de agua de azahar (si no encuentras pueden sustituirlo por 2 cucharadas de té de anís preparado y bien cargado)
  • 1/4 taza de azúcar
  • 80 gramos de mantequilla

Para decorar

  • 1/2 barra de mantequilla pomada
  • Azúcar blanca
  • 1 yema de huevo

Preparación

  1. En un recipiente pon el agua tibia y la levadura con un poco de harina (una cucharadita) para que se active. Esto sucede cuando comienza a aparecer una delgada capa de espuma.
  2. Sobre la mesa de casa o en una batidora (para hacer pan), pon el harina, el azúcar, la ralladura de naranja y la sal.
  3. Incorpora el huevo y las yemas seguido de la leche, el agua de azahar y la levadura.
  4. Amasa hasta que la mezcla este suave y sea manejable. No te preocupes si al principio la mezcla parece una especie de engrudo que no se logra despegar de la mesa, es normal.
  5. En cuanto se pueda despegar de la superficie, agrega la mantequilla a temperatura ambiente y en cubos. Al principio se volverá un poco gomosa, después irá tomando cuerpo.
  6. Amasa hasta que la mezcla se separe de la mesa y no se rompa. Eso lleva su tiempo así que ¡ánimo!
  7. Deja reposar la masa cubierta en un refractario y cúbrelo con una bolsa transparente en una parte tibia de la cocina hasta que doble su tamaño gracias al efecto de la levadura. Esto toma aproximadamente dos horas.
  8. Poncha la mezcla y amasa de nuevo eliminando el gas que se formó.
  9. Divide en tres: reserva una tercera parte en el refrigerador para hacer los huesitos.
  10. Con el resto, forma una bola uniforme y colócala en una charola lo suficientemente grande como para que doble su tamaño.
  11. Forma los huesitos con las llanuras de los dedos y el cráneo (la bolita) del pan.
  12. Bate el huevo que no se utilizó y barniza la masa grande. A forma de pagamento usarlo para colocar los huesos en el pan, así como la bolita del centro.
  13. Deja reposar aproximadamente durante una hora, en una zona tibia de la cocina para que duplique su tamaño.
  14. Precalienta el horno a 220 grados Celsius, mete los panes durante 25 minutos.
  15. Deja enfriar y mientras tanto, tempera la mantequilla para que quede con una consistencia de pomada.
  16. Barniza y cúbrelos con azúcar blanca.
  17. ¡Listo! Es momento de disfrutar del pan de muerto.

Sin importar cuál sea lo historia del pan de muerto, lo importante es que como mexicanos no perdamos nuestras tradiciones. Festejar el Día de Muertos es una celebración por la vida misma, por tomar las cosas de la mejor manera y agradecer, porque nada es eterno.

pan-de-muerto-aprende-a-prepararlo

¡Provecho!

Te recomendamos: EL OTRO LADO DE CANCÚN: UN PARAÍSO LLENO DE SABOR