He aquí el enorme discurso de un pequeño, un niño con miras de mero cambio y no “chingaderas” para su comunidad.