Sólo 6 países del mundo garantizan igualdad de género en el trabajo

Gracias a los discursos de odio tan usados actualmente en las redes sociales muchos conceptos han sido desestimados (incluso para muchas personas ahora hay confusión en sus significados), como pasa con el “feminismo”, que la Real Academia de la Lengua define como: “Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre.”

Una de las principales razones por las cuales nació este movimiento, el feminismo, fue la igualdad en derechos laborales, que aqueja a nuestra sociedad en la mayor parte del mundo.

El Banco Mundial, que ha seguido los cambios legales durante la última década, descubrió que Bélgica, Dinamarca, Francia, Letonia, Luxemburgo y Suecia, son los únicos países del mundo que consagran la igualdad de género en las leyes relacionados a lo laboral.

El informe de 2019 “Mujeres, negocios y la ley” (Women, Business and the Law, en inglés) que mide la discriminación de género en 187 países, encontró que, hace una década, ningún país otorgaba a mujeres y hombres los mismos derechos legales.

El índice evaluó ocho indicadores que influyen en las decisiones económicas que toman las mujeres durante su vida laboral: salir libremente, empezar un trabajo, obtener un sueldo, casarse, tener hijos, emprender un negocio y obtener derechos de propiedad.

La investigación encontró que, a nivel mundial, los puntajes promedio habían aumentado de 70 a 75. Los 39 países con mayores puntajes son países ricos. De América Latina destacan solo Paraguay y Perú. Por su parte México, con tan sólo el 36% de mujeres en la fuerza laboral, promedio en la lista 86,25.

El informe fue lanzado por la presidenta interina del Banco Mundial, Kristalina Georgieva, quien atinadamente afirma “La igualdad de género es un componente crítico del crecimiento económico”.

El informe encontró que los grupos de defensa de los derechos de las mujeres desempeñan un papel clave en impulsar las reformas que garanticen la igualdad.

Si bien el informe notó un progreso significativo en general, queda mucho por hacer para nivelar el campo de juego. Los salarios desiguales son un obstáculo importante a vencer.