El padre de los alebrijes, a través de un sueño, los creó.

Te sugerimos leer: La Bruja de Texcoco le canta al amor y a la igualdad