Con casi tres meses fuera del ring, los luchadores mexicanos no perciben ingresos económicos y sus ahorros se están terminando.