¿Recuerdas al oso negro que el mes pasado se acercó a unas mujeres en un parque de Nuevo León? Después del acontecimiento se dio a conocer que sería reubicado y que fue castrado.

El oso fue capturado la semana pasada cuando dormía en el patio de una casa, y fue trasladado a la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Nuevo León para realizarle estudios rutinarios, no obstante, también fue castrado.

Rogelio Carrera Treviño, médico veterinario zootecnista y encargado del laboratorio de fauna silvestre de la Facultad, informó que el procedimiento se debió a la conducta del animal.

Había vuelto en varias ocasiones a alimentarse con basura en la zona urbanizada de San Pedro Garza García, por su seguridad y la de la población, era necesario que se le practicara una orquiectomía bilateral (castración), antes de su traslado y liberación en la Sierra de Nido, en Chihuahua”, informó a través de un comunicado.

La autorización fue dada por Martín Vargas Prieto, Director General de Inspección y Vigilancia de Vida Silvestre, Recursos Marinos y Ecosistemas Costeros de la Profepa, para evitar la reproducción del oso, reducir su desplazamiento y enfrentamientos con otros osos en el lugar que fue liberado.

Ante esto, la Profepa ha iniciado una investigación por los hechos y llegar al fondo de esta terrible decisión, pues la especie se encuentra en peligro de extinción, así lo indica la Norma Oficial Mexicana NOM-059-Semarnat-2010.

¿Qué opinas?

 

Te podría interesar: KAAVAN: EL ELEFANTE MÁS TRISTE SERÁ LIBERADO