Si te has sumado al grupo personas que busca a toda costa consumir comida saludable, ¡cuidado! podrías desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria llamado ortorexia.

El comer bien es ideal para mantener una buena salud pero el obsesionarse con esto puede derivar en deficiencias nutricionales, pérdida de peso y mala calidad de vida.

Los excesos siempre son malos, por eso te contamos qué es la ortorexia y cuáles son los principales síntomas.

Un trastorno silencioso

La ortorexia es un transtorno (poco conocido), en la conducta alimentaria, y consiste en la obsesión por la comida sana.

Es decir, una persona solo vive pensando en el valor nutricional, calórico y energético de los alimentos.

Además de la exagerada preocupación porque los alimentos sean libres de componentes transgénicos, sustancias artificiales, pesticidas o herbicidas.

El término fue descrito en 1997, por el médico Steven Bratman, quien se basó en su propia obsesión por una alimentación limpia de cualquier sustancia considerada “no pura”.

La OMS calcula que un 28% de la población mundial sufre este trastorno alimenticio.

Ortorexia-transtorno-comida-saludable_mar_de_fondo_1

Síntomas y prevención

Una persona que sufre este trastorno de la conducta alimentaria presenta actitudes fáciles de identificar como las siguientes:

  • Preocupación excesiva por los alimentos que se ingieren.
  • Eliminación absoluta de determinados alimentos en su dieta, (carnes, grasas, azúcar, harinas, etc).
  • Se crean castigos con dietas y ayunos rígidos, por infringir la dieta establecida.
  • Se invierten horas planificando y preparando las comidas.

Aunque la ortorexia comienza como un buen hábito, con el paso de tiempo se convierte en obsesión.

Lo que podría desencadenar peligrosas pérdidas de peso y consecuencias graves como la muerte.

De acuerdo con especialistas, existen dos posibilidades por cuáles una persona puede desarrollar este trastorno:

  • La primera es la obsesión por el cuerpo ideal, lo que desencadena una idea fija por perder peso.
  • Y la segunda, no es por la preocupación por el peso, sino por mantener una dieta totalmente orgánica.

Para prevenir sus riesgos, grupos expertos recomiendan no restringir ningún alimento de la dieta.

Recuerda que puedes consumir todo tipo de productos mientras sea con moderación, ya que de vez en cuando un gustito no te hará daño.

¿Habías escuchado sobre la ortorexia?

Te recomendamos: El papel de la comida en la conquista de México