El origen del árbol de Navidad ha sido debatido muchas veces, algunos lo atribuyen a los romanos y otros incluso a los nórdicos.

La mayoría coincide en que esta proviene de una tradición anglosajona que paulatinamente se fue incorporando a la celebración cristiana.

Origen del árbol de Navidad: ¿Nórdico o romano?

Desde tiempos inmemoriales, el árbol ha sido un símbolo de la fertilidad y de la regeneración.

Los romanos adornaban las calles durante las Saturnales, mientras que los celtas solían decorar los robles con frutas y velas en los solsticios de invierno.

Asimismo, durante el solsticio de invierno, algunos pueblos germanos celebraban la renovación de la vida colgando antorchas de un árbol llamado Yggdrasil.

La celebración se realizaba el 8 de diciembre, en la fecha del nacimiento de Frey, dios del Sol y fertilidad.

Para ellos, la copa era la morada de los dioses y las raíces eran el reino de los muertos, creencia que el cristianismo transformó en su intento de erradicarlas.

origen-arbol-navidad-significado

San Bonifacio cortó el Yggdrasil o árbol de la vida, y en su lugar plantó un pino que adornó con manzanas y velas.

En esta nueva versión las manzanas representaban el pecado, mientras que las velas eran una representación de Jesucristo.

Te puede interesar: ¿CÓMO TENER UNA NAVIDAD AMIGABLE CON EL MEDIO AMBIENTE?

Significado del árbol de Navidad

Ahora bien, el árbol de Navidad que conocemos actualmente tiene un significado que muy pocos conoces.

Su forma es una representación de la Santísima Trinidad y sus colores simbolizan las diferentes oraciones de Adviento. El color Azul, la reconciliación; plata, el agradecimiento; oro, la alabanza y el verde la abundancia y la naturaleza.

Por otro lado, las esferas representan los rezos que se realizan durante el período de Adviento y la estrella que se coloca en la punta simboliza la fe que guía.

¿Conocías el significado del árbol de Navidad?

Te podría interesar: ¡PARA NAVIDAD! APRENDE A PREPARAR UN DELICIOSO BACALAO A LA VIZCAÍNA