Luego de la captura de Emilio Lozoya, en Málaga, un juez de la Audiencia Nacional española ordenó prisión temporal en lo que México presenta una solicitud de extradición.

Ante su detención, Lozoya informó había llegado hace dos días, sin embargo se tenían registros de que estuvo en la provincia desde principios de año.

Emilio Lozoya contaba con una orden de captura internacional por delincuencia organizada, soborno y operaciones con recursos de procedencia ilícita, dentro de los que destacan haber recibido 10 millones de pesos de la constructora Obredecht y la compra de dos empresas convertidas en chatarra a Altos Hornos de México, delitos por los que puede alcanzar hasta 15 de años de prisión.

Por el momento, las autoridades mexicanas cuentan con 45 días para solicitar la extradición, mismos en lo que permanecerá aprehendido por la justicia española.

Tal vez te interese: Emilio Lozoya: larga historia de enriquecimiento ilícito