Las fuertes lluvias de junio y el oleaje destruyeron parte de la playa artificial que se construyó en la bahía de Chemuyil y organizaciones civiles acusan que se pone en peligro a las tortugas marinas.

La playa artificial que forma parte de las obras complementarias del Fideicomiso Chemuyil, fue rellenada con piedra, cascajo y cubierta con arena blanca proveniente de Cancún. Sin embargo, las intensas lluvias del mes pasado degradaron toda la arena y ahora se puede observar una especie de erosión que dejó dispersa toda la piedra con la que fue rellenada.

A pesar de que la cadena hotelera instaló tres arrecifes artificiales a fin de contener la fuerza del oleaje y retener la arena, la dinámica de la corriente marítima no lo permitió.

Dependencias públicas y organizaciones de la sociedad civil manifestaron que lo sucedido implica un riesgo para Xcacel Xcacelito, santuario de la tortuga marina.

Rodrigo Herrera, integrante del Comité Estatal para la Protección de la Tortuga Marina, explicó que modificar la dinámica costera, hacer playas artificiales es perjudicial para las tortugas, pues arriban buscando anidar y cuando escarban se toman con las rocas.

También mencionó que la arena que se deslavaba y se acumula en otras playas impacta la inclinación de la costa, situación importante también para el arribo de tortugas marinas.