Tras las recientes marchas y manifestaciones que se dieron a lo largo y ancho del país, el pasado 8 de marzo, en el marco del Día Internacional de la Mujer y en la que se pintaron monumentos y edificios, uno de los escultores se manifestó al respecto.

Javier Marín celebró y se mostró a favor de que las manifestantes hayan pintado la estatua que él creó, mostrando su total apoyo a cada una de las mujeres que salieron a luchar por sus derechos y exigir justicia.

El escultor resaltó que por eso la estatua de Francisco I. Madero fue instalada sin pedestal, con el único propósito de que “el padre de la democracia” formará parte de las expresiones sociales y democráticas.