A casi nada de obtener los resultados y traducciones de las trasferencias bancarias que se hicieron al Banco de Suiza, la FGR (Fiscalía General de la República) ha clasificado la información del caso Odebretch como confidencial.

En el uso del recuerdo, Odebretch es la compañía brasileña que sobornó a diferentes esferas políticas por todo Latinoamérica, siendo México una de ellas. De acuerdo a diferentes medios cariocas, PEMEX recibió 10 millones de dólares para pactar los diferentes contratos que en el sexenio de Peña Nieto surgieron efecto, específicamente las refinerías Hidalgo u Tula.

El Juez Tercero de Distrito en materia Administrativa en la Ciudad de México, concedió la suspensión definitiva del caso, lo que significa “pausar” el proceso en el cual se encuentra en este momento, es decir: sin información compartida.

Los antecedentes más claros que exigían datos y avances de la investigación, hoy han quedado sepultados. Fue en 2018 cuando 11 solicitudes golpearon la puerta del INAI, con la petición expresa de conocer a profundidad sobre la situación. Sin embargo, ante la suspensión definitiva, esto ha quedado en la historia.

El cáncer en la manzana se llama Emilio y se apellida Lozoya, ex director de PEMEX, él junto con un séquito de ex colaboradores han sido “amparados” por una justicia amañada, la cual lejos de defender los intereses ciudadanos, hoy escuda a los responsables de una hazaña corrupta.

Por: Diego E