La organización los Legionarios de Cristo tiene un registro de 175 casos de abuso sexual a menores de edad, de los cuales 60 son víctimas del padre Marcial Maciel.

Todo esto de destapó en el informé “Radiografía ocho décadas para erradicar el abuso” en el que se informó que dentro de dicho grupo eclesiástico niños entre 11 y 16 años fueron agredidos sexualmente por sacerdotes y seminaristas.

De todos estos casos se sabe que al menos ocho ocurrieron en Cancún, específicamente en el Instituto Cumbres, cometidos por el sacerdote y director Fernando Martínez entre 1991 y 1993.

Belén Márquez, es una de las ocho víctimas de las que hasta el momento se tiene registro, quien narró cómo era que el cura las sobornaba con hostias y obligada a ver cómo abusaba de otras niñas.

Biani López es otra de las víctimas. Ella informó que los Legionarios de Cristo sabían que el cura Fernando Martínez tenía por lo menos tres casos de pederastia y aún así lo pusieron a cargo del Instituto; lamenta el no actuar correctamente, ya que mucho daño y sufrimiento se hubiese prevenido.