Las empresas planifican la vida útil de sus productos y cada vez duran menos… y por supuesto que el medio ambiente resiente las consecuencias.