El Obispo de la Diócesis de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, aseguró que la crisis actual de coronavirus es un llamado de alto que Dios está poniendo a la humanidad.

Durante la celebración de la homilía en la Catedral capitalina, el obispo desató una polémica al manifestar que la pandemia del Covid-19 es un grito de Dios para que los seres humanos reflexionen sobre el aborto, la eutanasia y la elección de género de niños, porque “la humanidad ha querido jugar a ser Dios y a determinar quién vive… esos son y eran hijos de Dios y los hemos asesinado, y el ser humano como si nada”.

Ante lo dicho, la comunidad que defiende la diversidad sexual levantó una queja ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) por la supuesta opinión del Obispo por señalar que el coronavirus es una señal divina en respuesta a los abortos y la decisión de cambiar su identidad de género.