México es el principal consumidor de productos ultraprocesados en el mundo