El etiquetado frontal de alimentos en México, permitirá reducir los costos relacionados con problemas de obesidad y sobrepeso que podrían alcanzar los 40 mil millones de pesos.

Los problemas de salud relacionados con el alto consumo de estos productos afectan a gran parte de la sociedad en México. La obesidad será una de las enfermedades que se espera disminuir con el nuevo etiquetado que entrará en vigor en noviembre próximo.

Según estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) esta nueva presentación de alimentos comenzará a tender resultados después de cinco años, y se verán reflejados en el peso y salud de las personas.

Entre el primer año y el quinto, las personas podrán perder alrededor de 1.7 kilogramos, es decir, consumirán 37 kilocalorías menos diarias por individuo. Y quizá pensemos que es poco, pero con esto, en cinco años 1.3 millones de personas podrán prevenir la obesidad.

El objetivo de esta nueva forma de etiquetado es crear conciencia y orientar a las personas; encaminarlas a una mejor alimentación que favorezca su salud.

¿Qué opinas?

Te podría interesar: ¡SIGUIENDO LOS PASOS DE OAXACA! TABASCO TAMBIÉN BUSCA PROHIBIR LA VENTA DE COMIDA CHATARRA A MENORES