Un grupo de ambientalistas franceses descubrieron cientos de cubrebocas y guantes dispersos en el lecho del mar mediterráneo.