El nuevo ídolo del golf en México se llama Carlos Ortiz. Gracias a su histórica victoria el pasado fin de semana, donde consiguió ganar un torneo de PGA después de 42 años de sequía para los mexicanos.

El oriundo de Guadalajara escribió su nombre, junto a los de Víctor Regalado y Cesar Sañudo, como los únicos tres mexicanos que han ganado en esta categoría en el máximo nivel de golf del mundo.

La historia de Carlos comenzó desde muy pequeño, realizando sus primeros golpes a la pelota en los verdes campos de golf del Guadalajara County Club.

Lugar en el que se enamoró del deporte teniendo a Lorena Ochoa como su heroína y su modelo a seguir.

El nuevo ídolo del golf

El tapatío siguió creciendo rodeado de greens, perfeccionando su juego y transformando su pasión en un estilo de vida. Su carrera empezó a cambiar cuando llegó a la Universidad of North Texas para estudiar Relaciones Internacionales y continuar jugando golf a un mejor nivel.

En 2013 después de graduarse, compitió en el Korn Ferry Tour su primer torneo oficial. El 2014 fue mágico para él, ya que consiguió ganar tres torneos en el año que lo catapultó a participar en el máximo circuito del golf mundial.

En 2015 y 2016 fueron años de transición repletos de bajas de juego, orillando a Ortiz a regresar al Korn Ferry Tour, alejándose de los torneos PGA durante un tiempo.

Fue hasta 2019 que pudo regresar a los torneos importantes y desde su retorno cada vez juega mejor. Prueba de ello fue su histórico triunfo del domingo pasado, probando que está para cosas grandes en el golf.

“El triunfo va a mi equipo de trabajo, que son: mi esposa, mis hijas, mis papás, mi caddie, mis patrocinadores, mis amigos en las buenas y en las malas. Tuve una carrera donde subí, luego bajé y luego subí de nuevo. Va para todos ellos. Le quiero agradecer a la gente que siempre me ha apoyado y mandado mensajes. Gracias”, estas fueron las conmovedoras palabras del tapatío. Dejando muy claro el hambre y las ganas de trascender que tiene.

nuevo ídolo del golf

Al final del día, Ortiz sigue siendo el mismo joven amante del golf, fan de Lorena Ochoa y el Atlas; que tiene como objetivo disfrutar de la vida a través del golf y que ojalá este sea el inicio de muchos éxitos para él.

El mexicano es un claro ejemplo de que con tenacidad, coraje y una convicción de oro, los sueños por más grandes que parezcan, si trabajas duros por ellos y no te das por vencido, se pueden volver realidad.

Y tú, ¿qué esperas para ir por tu sueño?