Semanas laborales de cuatro días, más días festivos y otras opciones de trabajo más flexible, es lo que la Primera Ministra de Nueva Zelanda, Jacinta Ardern ha sugerido considerar a empresarios y trabajadores para reactivar la economía y el turismo del país.

Ardern aseguró que para esto se tomaron en cuenta sugerencias ciudadanas y que el nuevo sistema podría también beneficiar la armonía de las familias y un mejor rendimiento de los empleados.

A raíz de la pandemia el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha pronosticado una caída económica del 8% en el país, miles de personas han perdido su trabajo y las cifras de desempleo podrían aumentar entre un 15 y 30%.

“La COVID nos ha enseñado muchas cosas, entre ellas la flexibilidad laboral y el teletrabajo“, apuntó Jacinta Arden.

Este modelo ya es implementado por varias empresas, según Andrew Barnes un empresario que permite a sus empleados laborar 4 días ha mejorado considerablemente la productividad y ha contribuido a la salud mental y física de sus trabajadores.