Los ganadores del Nobel de Medicina 2019 han estudiado cómo se adaptan las células a la disponibiliad de oxígeno, y significa nuevas oportunidades en el combate de enfermedades.