A pesar de la gran tradición que significan las calesas en México, específicamente en Quintana Roo, las reformas a la Ley de Protección y Bienestar Animal han entrado en vigor dando un máximo de 180 días a las personas que se dedican a este oficio para retirar los caballos.

Fue el presidente de la Comisión de Ecología y Bienestar del municipio, José Elia Farah Ceh quién no concedió permisos para estos atractivos, declarando de igual forma que ya desde hace tiempo, en 2014 para ser específicos, que este tema se venía planteando en la mesa, así que no hay excusas.