El uso de cubrebocas de tela ha causado controversia en la población, pues algunos aseguran que estos no son efectivos ante el COVID-19, sin embargo, un estudio reveló que aunque su efecto protector es limitado, son eficaces si su exhibición es universal.

La investigación, publicada en la revista científica Nature Communications, fue coordinada por Colin Worby, del Instituto Broad del MIT y la Universidad de Harvard (Cambridge, Massachusetts) y por Hsiao-Han Chang, de la Universidad Nacional Tsing Hua de Taiwan (China).

Los científicos utilizaron modelos matemáticos para examinar el impacto del uso de mascarilla y su distribución entre la población general durante en brote de coronavirus.

Durante el estudio, los expertos plantearon cuatro escenarios de suministro de mascarillas desechables: distribución aleatoria, distribución prioritaria a los ancianos, distribución a ancianos y casos detectados, y distribución solo a los casos detectados.

En todos sus modelos, se asumió que los trabajadores de la salud y el personal clave tendrían protección adecuada.

Se descubrió que dar prioridad a los ancianos y conservar un suministro de mascarillas quirúrgicas para los casos infecciosos identificados era más eficaz y ayudaba a reducir los contagios mucho más que la distribución aleatoria.

Además, se observó que el uso de mascarillas de tela reutilizables reducía el número de muertes igual que con la distribución selectiva de mascarillas desechables de calidad médica.

En conclusión, el uso de cubrebocas es importante para reducir la propagación del SARS-CoV-2.

Ahora que lo sabes, no olvides lavar adecuadamente tu cubrebocas de tela.

 

Te recomendamos: México, el país de los empleos informales