Las filtraciones de información, imágenes y vídeos de víctimas por parte de las autoridades locales son muy recurrentes.

Por el caso Escamilla, seis funcionarios ya son investigados por la presunta difusión de las imágenes.