Kantunilkin – Mientras en grandes ciudades de Quintana Roo los niños buscan los juguetes más modernos, en las comunidades rurales del Municipio de Lázaro Cárdenas, los infantes se las tienen que ingeniar para diseñar sus propios juguetes usando lo que este a su alcance como maderas y llantas viejas.

Comunidades como San Juan de Dios, Héroes de Nacozari, Delirios, entre otros los niños difícilmente pueden acceder a los juegos modernos como Xbox o usando algún medio electrónico como celular o Tablet para descargar los juegos más modernos para poder “distraerse”.

El subdelegado de la comunidad de Valladolid Nuevo Rafael Balam Ciau señalo que los niños usan tablas y llantas viejas para poder diseñar su propio carrito: “Es creatividad al armarlo, uno se sube en la tablita y el otro lo empuja para que avance, cuando se cansa, simplemente se cambian de turno para poder jugar, convivir, divertirse y hasta ejercitarse”.

“Todavía podemos ver a los niños jugar el trompo, canicas, entre otros juegos de temporada, se organizan en equipos y compiten sanamente en ellos, alejados de la tecnología y esperamos que continúen así por mucho tiempo”, sostuvo la autoridad.

Señaló que en las comunidades rurales aún se puede notar la sana convivencia que debe existir no solo con los niños sino con todos los habitantes: “ciertamente la tecnología acerca a las personas lejanas pero, al mismo tiempo, aleja a las que están cerca porque en muchas veces, vemos como algunas personas se ríen con solo tomar el teléfono y eso es lamentable porque no se puede entablar una conversación con la persona que tienes a tu lado”.

Balam Ciau señalo que tampoco hay interés para conservar y promover los juegos tradicionales y, poco a poco se van perdiendo en algunas ciudades, algo totalmente distinto en las comunidades donde los niños usan su creatividad para diseñar sus juguetes y divertirse sanamente.