Hace poco Netflix anunció que comenzaría a eliminar escenas de algunas series en las que aparecen personajes fumando, a fin de alejar a las personas de este mal hábito… pero no es lo único que han decidido eliminar.

La decisión de eliminar las escenas donde aparece el consumo de tabaco partió de un estudio realizado por Truth Initiative, el cual analizó cómo fuman los personajes de las series. El estudio concluyó que esta actividad se normaliza en el contenido digital y que puede poner en peligro la salud de millones de jóvenes.

Las series en las que se identificó mayores representaciones de tabaco fueron Unbreakable Kimmy Schimidt, Stranger Things y Orange is the New Black.

Netflix explicó que sus producciones dirigidas a un público mayor de 13 años ya no contendrán este tipo de imágenes, para poder disminuir el vicio que existe en el público adulto también.

“Las nuevas series dirigidas a espectadores adultos no incluirán representaciones de fumar a menos que sean esenciales para la visión creativa del artista o porque sean definitorias de los personajes (por importancia histórica o cultural)” comunicó el portavoz de Netflix.

Y este no es el único caso de escenas que han decidido ya no mostrar a sus espectadores…

Netflix dio a conocer que eliminará la polémica escena de la serie 13 Reasons Why en la que se muestra explícitamente el suicidio de una adolescente, pues expertos médicos hicieron llegar esta recomendación a la compañía.

“Hemos decidido con el creador Brian Yorkey y los productores de ’13 Reasons Why’ editar la escena en la que Hannah se quita la vida” anunció Netflix a través de su cuenta en Twitter.

Esta escena había causado controversia e incluso la inconformidad del grupo Parents Television Council, quien señaló que el contenido explícito que se muestra tiene consecuencias dañinas en los niños.

Muchos han celebrado estas decisiones de Netflix, pues la compañía parece estar tomando la responsabilidad sobre sus contenidos y han demostrado otro nivel de compromiso con su audiencia.

Es cierto que nuestro consumo de contenidos -películas y series- puede moldear nuestras percepciones e incluso conductas, y son los más pequeños quienes se encuentran más vulnerables para distinguir la ficción de la realidad… aunque también ya han surgido críticos de estas medidas, ¿tú qué opinas?