Las bajas ventas, costos a la alza, tanto de productos como de servicios y la inseguridad que permea en la zona sur del estado, han provocado que al menos 18 negocios también “bajen la cortina” en la ciudad de Chetumal. 

Desde inicios de años ha sido un escenario visible de rotundo fracaso en la entidad: robos, asaltos, extorsiones, pocos circulantes e inclusive las nuevas y “duras” reglas de operación por parte de las autoridades.

Son los pequeños y medianos comercios los generadores del 85% de los empleos en el sector privado, por lo que es urgente crear condiciones para que se mantengan activos.