Miles de mujeres exigen poner fin a la violencia  y aprobar el aborto en Quintana Roo.

Las feministas hicieron esa petición mediante una marcha pacífica en las principales calles de Cancún, Chetumal, Cozumel y Felipe Carillo Puerto.

Cabe mencionar que esta marcha es la tercera que se realiza en menos de 30 días.

Mujeres exigen fin a la violencia

Un grupo de mujeres se congregó frente al balcón principal del Ayuntamiento de Benito Juárez para iniciar una marcha hacia el Malecón, Tajamar, a fin de exigir justicia por la vida de las mujeres que han sido asesinadas en el país.

Las manifestantes tomaron la emblemática Glorieta del Ceviche, en el que dejaron mensajes con consignas feministas y nombres de víctimas.

Además, en esta ocasión también decidieron dejar un centenar de zapatos, rojos, muñecas y peluches en referencia a la violencia sexual e infantil que se vive cada día en el estado.

Cabe recordar que durante el 2020, al menos 12 familias han sido víctimas de la violencia contra las mujeres, pues les han quitado “parte” de su familia, al asesinar a sus familiares.

Legalizar el aborto

En el marco de la conmemoración del Día Internacional en la Lucha para Erradicar la Violencia contra la Mujer, feministas también exigieron a los integrantes de la Décimo Sexta legislatura revisar, analizar y aprobar la iniciativa que legalice el aborto en Quintana Roo.

Integrantes del colectivo “Marea Verde” colocaron casas de campaña para dar inicio a un plantón indefinido como presión para que las autoridades respondan al llamado.

De igual manera, los colectivos tapizaron el cristal que protege el mural “De territorio a Estado” con pancartas que plasmaban sus demandas.

Asimismo, en la pared del Congreso colgaron una gran manta elaborada durante la manifestación.

mujeres-exigen-Quintana-Roo

Cabe mencionar que la manifestación de las colectivas se llevo a cabo de manera pacífica y el personal de seguridad del poder legislativo permaneció a la expectativa durante ella.

¿Qué opinas?

Te recomendamos: CONGRESO DE QUINTANA ROO, UNO DE LOS MÁS CAROS DEL PAÍS