Un grupo de chicas decidió armarse de valor, tomar sus patines y con ellos ayudar a romper los estereotipos de las mujeres en el deporte.

Chicks in Bowls (CIB) es un movimiento que difunde la pasión y el amor por el patinaje, con más de 300 clubs en el mundo y 15 en México.

A uno de ellos pertenecen Jennifer, Jessica y Alejandra, quienes además de fomentar el deporte, buscan tener espacios seguros para las mujeres.

Ellas lo hacen construyendo una comunidad donde las patinadoras de Cancún pueden aprender, compartir y desarrollar sus habilidades.

La idea de unirse al movimiento de CIB y de crear un capitulo en la ciudad nació en octubre de 2015.

Te puede interesar: Diablillas de Hondzonot: mujeres que juegan al softbol

A partir de esa fecha, han ofrecido una oportunidad para las chicas, y quienes pertenecen a la comunidad LGBTQ+, de patinar sin prejuicios.

El patinaje no es un mundo de hombres

En su camino se han enfrentado muchos obstáculos, los cuales les motivan para seguir adelante con su proyecto.

Antes de crear CIB Cancún, Jessica y Jennifer recuerdan haber sido blanco de varios tipos de violencia por parte de personas dentro y fuera de los grupos.

“Queríamos un espacio donde no sufriéramos este tipo de situaciones, donde alguien nos está morbosiando mientras practicamos o donde no seamos sexualizadas”, dijo.

Las jóvenes aseguran que el mundo del deporte, además de competitivo, puede llegar a ser difícil para las mujeres.

Pero no se trata de una limitante física, sino social y de seguridad, al etiquetar el patinaje como una actividad casi exclusiva para los varones.

Libertad e inclusión para las mujeres

“Todos tenemos derecho a patinar”, afirma Alejandra, quien participa de las diversas actividades que promueve CIB Cancún.

Además de realizar rodadas y retos para recorrer ciertas distancias, y han abierto un espacio para practicar roller dancer, que es bailar sobre los patines.

Ellas también comparten con la comunidad consejos para evitar lesiones y otros hechos relacionados con la falta de seguridad en Cancún.

“Lo primero que recomendamos es que no lo hagan solas (…) puedes ser víctima de una situación de acoso, violencia sexual y hasta en el peor de los casos de un feminicidio”, dijo Alejandra.

Por lo que la recomendación es buscar un grupo de patinaje donde las personas se sientan cómodas y seguras.

En caso de que quieras saber más sobre Chicks in Bowls Cancún, puedes acceder a sus cuentas en Facebook e Instagram.

Mediante las redes sociales puedes saber cuáles serán sus siguientes actividades e incluso preguntar cómo integrarte a su comunidad.

Y si las quieres ver en acción, tendrás la oportunidad de hacerlo durante la XVII Marcha del Orgullo LGBTQ+, que se llevará a cabo el sábado en Malecón Tajamar.

Continua leyendo: ¡Ya basta con el acoso a mujeres!