Con la toma de Kabul el 15 de agosto, el régimen talibán ha vuelto y ahora, la población que queda se enfrentan a un futuro incierto, en particular las mujeres de Afganistán.

El mundo ha estado observando cómo se desarrolla la situación. En los últimos días, el grupo terrorista irrumpió en Afganistán. En Kabul, los militantes se apoderaron del palacio presidencial, liberaron a miles de prisioneros y crearon el caos en el aeropuerto.

Esto ha orillado a las mujeres de Afganistán a salir a las calles para exigir sus derechos tras la toma de posesión de los talibanes.

Y es que de acuerdo con la ONU, casi 250 mil afganos han huido de sus hogares desde finales de mayo. Y el 80% de los desplazados han sido mujeres y niños, principalmente por la “Shaira”.

¿Por qué temen las mujeres de Afganistán a la Sharia?

La Sharia (también conocida como ley islámica) ayuda a los musulmanes a comprender qué hacer en diferentes partes de la vida: matrimonio, finanzas, rituales.

Para saber más: El fin de la “guerra eterna” con Afganistán da fuerza al Talibán

La ley se compone de prácticas escritas en el Corán y están basadas en cómo vivía Mahoma, la figura central del Islam. Muchos países musulmanes como Irán y Arabia Saudita basan sus propias leyes en la ley islámica. 

A fines de la década de 1990, cuando los talibanes tuvieron el control de Afganistán por última vez, los ciudadanos estaban sujetos a leyes basadas en la interpretación estricta de la Sharia por parte del grupo militante.

La música y las películas fueron prohibidas. A cualquiera que se le sorprendiera robando se le amputaba una parte del cuerpo.

Se restringieron las opciones de aseo y vestimenta. Sin embargo la postura de los talibanes sobre la Sharia tuvo el mayor impacto en la vida de mujeres y niñas.

¿Cómo afecta la Ley Islámica a las mujeres?

Para darnos una idea, estas son algunas de las reglas que las mujeres y las niñas debían seguir cuando los talibanes controlaron el país entre 1996 y 2001:

  • Las mujeres debían cubrirse de la cabeza a los pies al salir de casa.
  • Solo podían salir de sus casas si había un hombre con ellas.
  • A las niñas mayores de 10 años no se les permitía ir a la escuela.
  • A las mujeres no se les permitía trabajar.
  • Las mujeres acusadas de adulterio eran apedreadas hasta la muerte.

Cualquiera que no estuviera de acuerdo o fuera sorprendido infringiendo la ley era golpeado o asesinado en público.

En 2001, después de que Estados Unidos invadió Afganistán y los talibanes fueron destituidos del poder, algunas cosas empezaron a mejorar para las mujeres.

Durante esta era, se construyeron más escuelas, a un ritmo 10 veces más rápido que antes. La matrícula femenina en la escuela aumentó del 10% al 33% de 2003 a 2017.

Las mujeres se convirtieron en atletas olímpicas, oficiales de policía, propietarias de negocios y políticos.

Para 2020, el 21% de los funcionarios afganos eran mujeres. Casi no había mujeres trabajando como funcionarias públicas durante el último gobierno de los talibanes.

La esperanza de vida de las mujeres también aumentó, pasó de 56 años en 2001 a 66 años en 2017. Y la mortalidad durante el parto disminuyó.

Pero ahora, a muchas les preocupa que todo el progreso que lograron en las últimas dos décadas se borre rápidamente.

Los primeros cambios ante la llegada del régimen

Durante el año pasado, militantes talibanes asesinaron a mujeres que seguían carreras profesionales (como periodistas y trabajadoras de la salud) en una ola de ataques.

En mayo, unas 85 personas, la mayoría de las cuales eran adolescentes, murieron cuando estallaron bombas cerca de una escuela en Kabul.

Con el regreso de los talibanes, muchas mujeres se refugian dentro de sus casas, temerosas de que las golpeen si salen. Y periodistas, activistas y políticas dicen que ya han recibido amenazas.

Una vez más, las mujeres también deben usar burkas para salir. El costo de la prenda se disparó en algunas áreas a casi 10 veces el precio original. Y muchas eran inaccesibles debido al cierre de tiendas después de la adquisición.

Al mismo tiempo, ha habido informes de algunas que no pueden visitar los hospitales sin un acompañante masculino.

Y un grupo de trabajadoras de un banco fueron escoltadas a su casa por hombres armados y les dijeron que no regresaran al trabajo.

Talibanes prometen respetarlas

El lunes, los talibanes emitieron una declaración sobre los derechos de las mujeres de Afganistán, diciendo que planean respetar sus derechos “dentro de las normas de la ley islámica”.

Esto incluye permitir que las mujeres regresen al trabajo y las niñas a la escuela. Pero no dieron más detalles sobre cómo cumplirían esta promesa.

Además, la declaración contrasta lo que está sucediendo en Kabul, donde casi ninguna mujer está en las calles por temor a las represalias de los militantes.

¿Cómo ayudar a las afganas?

Los grupos de defensa han comenzado a pedir ayuda para proteger a la población femenina afgana.

Women for Women International, una organización que apoya a las mujeres sobrevivientes de la guerra, busca contribuciones para ayudarlas a mantenerse conectadas y reunirse de manera segura.

Mientras que el Instituto de Mujeres, Paz y Seguridad de Georgetown (que estudia el papel de las mujeres en los esfuerzos de paz y seguridad) está buscando donaciones para ayudar a pagar visas y evacuaciones.

Otras más, como las periodistas en Afganistán informan sobre la crisis, a pesar del riesgo de violencia y ataques. Un ejemplo es Rukhshana Media, un sitio web de noticias que destaca las voces e historias femeninas afganas que corren el riesgo de ser silenciadas.

La empresa de medios también está buscando donaciones para ayudar a financiar su misión.

Te puede interesar: Talibán obliga a Afganistán a retirarse de los Paralímpicos de Tokio 2020