Las frecuentes lluvias e inundaciones durante el mes de junio provocaron la muerte de 94,339 caracoles de la especie chivita en Bacalar.

Un estudio en conjunto por el Colegio de la Frontera Sur, el Instituto de Biodiversidad y Áreas Naturales Protegidas de Quintana Roo (IBANQROO) y las organizaciones Agua Clara Ciudadanos por Bacalar A.C y Geo A.C, reveló que la precipitación pluvial que alcanzó entre 200 y 300 milímetros y el arrastre de la materia que los escurrimientos trajeron consigo, provocó que las condiciones ambientales y/o fisicoquímicas del agua de la laguna cambiaran drásticamente, causado la mortalidad masiva de caracol chivita (Pomacea flagellata).

“Una de las probables hipótesis es la presencia de nutrientes asociada al uso de fertilizantes y otros agroquímicos como el glifosato en la agricultura, tanques séptimos defectuosos u obsoletos y la falta de tratamiento de aguas residuales” detalla el documento.

Para determinar la mortalidad masiva de la especie, los investigadores realizaron un muestreo por cubetas y el conteo durante siete días en varios predios en las orillas de la laguna.

Cabe mencionar que los resultados del reporte se dieron a conocer el pasado 15 de agosto, cuando se conmemora el Día del Caracol Chivita.

¿Qué opinas?

 

Te recomendamos: Ocho razones para no pagar por nadar con delfines en parques acuáticos