Se estrelló un vuelo comercial de la compañía Ukraine International Airlines (UIA) con al menos 170 personas a bordo en Irán; el desplome fue a causa de un problema técnico, informó el medio de comunicación estatal iraní ISNA.

El fatal accidente ocurrió horas después de que Irán disparará una serie de misiles contra dos bases áreas estadounidenses – iraquíes el miércoles por la mañana- siendo esta la primera respuesta iraní al asesinato del general Qassem Soleimani por parte de las fuerzas estadounidenses la semana pasada.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ordenó la apertura de una investigación y advirtió contra posibles “especulaciones” sobre el accidente, que coincide con un momento de fuertes tensiones en Oriente Medio y EE.UU.

La nave era un Boeing 737-800, que cubría la ruta Teherán – Kiev, de los 176 ocupantes del avión siniestrado, nueve personas pertenecían a la tripulación y de los 167 pasajeros, cuyas nacionalidades se dividen así, según ha informado el ministro de Exteriores ucraniano: 82 iraníes, 67 canadienses, 11 ucranianos (9 de ellos, tripulación), 10 suecos, 4 afganos, tres alemanes y tres británicos. Según la agencia de información ISNA, aseguran que entre las víctimas hay 15 niños.