Lo que para muchas personas es una imagen apocalíptica, para el Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) es un espectáculo de la naturaleza digno de admirarse: la proliferación de mosquitos bobos y de grandes telarañas en la Bahía de Chetumal.

Los investigadores de Ecosur Yann Hénaut y César Raziel Lucio explican a través de un video que fue compartido en las redes sociales a qué se deben ambas presencias.

Desde marzo la ciudadanía denunció por diferentes medios la “invasión” de mosquitos bobos dentro de las viviendas.

Días después aparecieron grandes telarañas que cubrieron la vegetación del bulevar y esto desató incertidumbre, sin embargo no hay nada qué temer.

El par de especialistas revisó diferentes puntos de la bahía de Chetumal y concluyó que, aunque parece un escenario catastrófico, estos insectos no son peligrosos para las personas.

Los moscos bobos no se alimentan de sangre humana y tampoco son transmisores de enfermedades.

¿Pero por qué salieron tantos mosquitos bobos?

La población de estos insectos aumentó tras las fuertes lluvias que ocurrieron durante el año 2020, explica en el clip Yann Hénaut.

“Estas luvias llevan muchos nutrimientos a los cuerpos de agua como la Bahía de Chetumal (…) y esos nutrimientos sirven de comida para esos mosquitos”

Su ciclo de vida es muy rápido: en menos de 20 días la son adultos e inician su ciclo reproductivo.

Sin embargo lo que estos mosquitos están haciendo es limpiar las aguas para que la laguna regrese a su equilibrio natural, detalla César Raziel Lucio.

Ecosur telarañas Chetumal

Las telarañas son trampas para los mosquitos

Días después de la “invasión” de estos insectos, la vegetación de la Bahía de Chetumal se cubrió de telarañas, ¿la razón? Acabar con los mosquitos bobos.

Estas fueron tejidas por una especie de araña que habita en la región que es inofensiva para el ecosistema y es conocida como Tetragnatha.

No atacan a las personas, viven cerca de cuerpos de agua y son depredadoras de mosquitos.

“Este tipo de fenómenos se ha observado en varias partes del mundo, en Pakistán por ejemplo, estas arañas cubrieron árboles y no solamente comieron mosquitos como los bobos, sino que también eliminaron mosquitos que son vectores de enfermedades”

Este hecho tuvo un impacto muy interesante en términos de salud humana con enfermedades como el paludismo, apunta Hénaut.

Lo que se observa ahora es calificado por el Ecosur como un espectáculo natural del trabajo de depuración del ecosistema.

“Lo que podemos hacer es primero, admirarlo, aprender, apreciar que es algo que no ocurre en todo el mundo”, advierte Lucio.

Además de cuidar el ecosistema con acciones como evitar tirar basura en cuerpos de agua, como la bahía de Chetumal y restringir el uso de químicos para matar mosquitos, que pueden dañar a otras especies que contribuyen a equilibrar la población de insectos.

Ahora que lo sabes ¿qué opinas de las postales que se ven en la Bahía de Chetumal en estos días?