La rapidez sin precedentes del desarrollo de la vacuna contra COVID-19 combinado con las redes sociales han diseminado diversos rumores; te contamos los mitos y realidades sobre la incoulación.

La desinformación en internet ha alimentado el escepticismo entre algunas personas quienes suelen tener preguntes cómo: ¿modifican mi ADN? ¿la vacuna tiene imanes? ¿inocularme afecta mi fertilidad?.

¿Qué mitos y realidades hay sobre la inoculación?

Ahora que existen vacunas autorizadas y recomendadas contra el coronavirus, es fundamental contar con información precisa sobre ellas, ya que puede ayudar a detener los mitos más comunes.

Mito: ¿Vacunarme contra el COVID-19 puede magnetizarme?

Realidad: Según el Centro de Vacunación y Enfermedades Respiratorias (NCIRD), no.

Las vacunas contra el coronavirus no contienen ingredientes que puedan producir un campo electromagnético en la zona de la inyección.

La inoculación no contiene metales como hierro, níquel, litio ni aleaciones de tierras raras.

Así como tampoco productos manufacturados como artículos de microelectrónica, electrodos, nanotubos de carbono ni semiconductores de nanocableado.

Mito: ¿Las vacunas contra el COVID modifican mi ADN?

Realidad: No. La vacuna no modifica ni interactúa con tu ADN de ningún modo.

Existen dos tipos de vacunas contra el COVID-19;  las de ARN mensajero (ARNm) y las de vectores virales. 

Sin embargo, el material generado en nuestro cuerpo nunca ingresa al núcleo de la célula, que es donde se encuentra nuestro ADN.

Mito: Si me vacuno ¿puedo dar positivo en la prueba viral de detección del COVID-19?

Realidad: No. Ninguna de las vacunas autorizadas y recomendadas contra el coronavirus provocan que des positivo en las pruebas virales, las cuales se utilizan para ver si se tiene infección actual.

Las vacunas protegen a la mayoría de las personas de enfermarse. Sin embargo, un pequeño porcentaje de la población totalmente vacunada contraerá COVID-19 de todos modos.

La vacunación puede hacer que la enfermedad sea menos grave en aquellas personas que se vacunaron y aún así enfermaron.

Sin embargo, si tu organismo genera una respuesta inmunitaria a la vacunación, que es el objetivo, podría salir positivo en algunas pruebas de anticuerpos.

Mito: ¿La vacuna contra COVID puede hacer que contraiga la enfermedad?

Realidad: De acuerdo con la División de Enfermedades Virales, no. Ninguna de las vacunas contra coronavirus contiene el virus vivo que causa el COVID-19

La vacuna le enseña  a nuestro sistema inmunitario a reconocer y combatir el virus que causa el COVID; este proceso puede producir síntomas, como fiebre. 

Estos síntomas son signos de que el organismo está generando protección al virus.

COVID y las mujeres

Entre los mitos y verdades también ha salido preguntas por parte de mujeres, quienes se han cuestionado sobre los efectos que puede provocar la infección de COVID-19.

Una de las preguntas más comunes es sobre qué tan seguro es aplicarse la vacuna preventiva sí se quisiera tener un bebé en algún momento.

Grupos expertos aseguran que es muy seguro, por lo que si se está tratando de quedar embarazada ahora o se desea en el futuro, una mujer puede recibir la vacunación.

En la actualidad no hay evidencia de que la vacuna contra el COVID-19 cause algún problema en el embarazo, incluido el desarrollo de la placenta.

Tampoco existe evidencia de que haya problemas de fertilidad como efecto secundario de ninguna vacuna.

Otra pregunta que ha tomado importancia: ¿Estar cerca de una persona que recibió la vacuna contra el COVID puede afectar mi ciclo menstrual?

Investigadores niegan esta posibilidad, ya que no puede incidir en el ciclo menstrual de una persona.

Existen otras cosas que pueden afectarlo, como el estrés, los cambios de horarios, problemas de sueño y cambios en la dieta.

Sin embargo, aseguran que las infecciones pueden incidir en los ciclos menstruales.

¿Te sabes otros mitos y realidades sobre la vacuna?

Te recomendamos: Así es el Pasaporte COVID Europeo