Millones de mujeres no tienen la oportunidad de decidir su embarazo porque ni siquiera tienen acceso a métodos anticonceptivos (los cuales son un derecho) y esto amenaza su salud y sus derechos reproductivos.