Una vasija usada como taza para tomar cacao fresco llamada “el vaso del Sajal”, común, pero poco estudiada debido al saqueo de las reliquias mayas, fue hallada durante las labores del Tren Maya.

De acuerdo con un comunicado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la recuperación de esta pieza fue durante las labores de salvamento arqueológico, en Yucatán.

Es una vasija “estilo Chocholá” con un texto jeroglífico, que se estima que data de finales del periodo Clásico Temprano al Clásico Tardío (600 y 800 d.C.).

Es un elemento atribuido a la zona de Oxkintok, región que se ha propuesto como el área de producción de este estilo de piezas.

“Se trata de un tipo de vasijas con amplia presencia en el norte de Yucatán, pero cuya mayoría registrada procede de colecciones privadas como producto del saqueo y el comercio ilícito” precisa el INAH.

Y es precisamente ahí en donde radica la importancia, puesto que hasta antes de este hallazgo se desconocía la procedencia arqueológica.

Te puede interesar: Palabras que el maya nos regaló

“Fue recuperada en un contexto especial que probablemente corresponda a un depósito mortuorio, identificado como cista, ubicada debajo de un nivel de piso de estuco”, precisa el comunicado.

¿Qué dice el “vaso del Sajal”?

El estudio epigráfico fue hecho por el arqueólogo Ricardo Abraham Mateo Canul, miembro del equipo de salvamento arqueológico del Proyecto Tren Maya.

El experto indica que el texto grabado en la vasija es una “Secuencia Primaria Estándar” o frase dedicatoria.

Vaso del Sajal

Consiste en cinco cartuchos glíficos, los cuales son leídos así:

  • A1 u jay (u-ja-yi) “Es su taza”;
  • B1 yuk´ib (yu-k´i-bi) “su vaso”;
  • C1 ta yutal (ta-yu-ta) “para su afrutado”;
  • D1 tsihil kakawa (tsi-li-ka-wa) “cacao fresco o nuevo”;
  • D1 Sajal (sa-ja-la?) “del Sajal”.

Se cree que eran un “regalo”

Las vasijas Chocholá se caracterizan por presentar texto jeroglífico, aunque pueden o no presentar escenas iconográficas.

Entérate: ¿Cómo va la construcción del Tren Maya en Quintana Roo?

Por lo general, la escritura en aquellas que sí lo llevan tienen estas características:

  • son frases dedicatorias,
  • describen al objeto,
  • mencionan al propietario (en algunas ocasiones son colocados los títulos que ostentaba),
  • indican el posible contenido para el que fue hecha la vasija

“El estilo de vasijas Chocholá fue nombrado así por el arqueólogo y epigrafista estadounidense Michel D. Coe, en su libro The maya scribe and his world, debido a que la mayoría de las piezas presentadas en dicho catálogo habían sido adquiridas en la zona de Chocholá, por parte de los coleccionistas, desde entonces se le ha denominado de tal forma”, señala el INAH.

Este tipo de piezas también se han encontrado en basureros en sitios de mayor jerarquía maya, en los rellenos constructivos, y sitios de menor rango.

“No se descarta la idea que probablemente fueran obsequios del gobernante hacia sus colaboradores más cercanos”.

A semejanza de otras piezas reportadas de este tipo, “El vaso del Sajal” menciona en el texto el posible contenido.

En este caso es el tsihil kakaw, que puede ser traducido como “cacao nuevo o fresco”, bebida identificada en textos de otras vasijas estilo Chocholá.

Sigue leyendo: Descubren especie de pez que convivió ¡con los dinosaurios!

Recibe nuestras noticias en tu smartphone; únete a nuestros grupos de difusión de WhatsApp https://bit.ly/2LJhoYq y de Telegram https://bit.ly/3fe39c4