Los quintanarroenses se muestran renuentes por cuidar su higiene bucal.