Tras los hechos violentos ocurridos en El Paso, Texas, donde al menos siete mexicanos perdieron la vida tras un movimiento armando encabezado por un supremacista blanco, autoridades federales de México han interpuesto por primera vez en la historia una denuncia por terrorismo. De igual forma se considera la solicitud de extradición del ejecutor para purgar su pena en nuestro país.

Una carta diplomática ha sido enviada al gobierno de Estados Unidos, donde se exige una respuesta clara y contundente que respondan las agresiones de odio, para que, con ello, se pueda determinar el rumbo de la resolución de dicha masacre. Cabe destacar que quien encabeza estas acciones es el canciller de relaciones exteriores, Lic. Marcelo Ebrad.