México no responde ante las acusaciones hostiles y amenazas de cerrar la frontera común a cargo del presidente Trump, por estrategia y dignidad, asegura el canciller mexicano Marcelo Ebrard. 

En sus palabras, “El que no estemos contestando necesariamente, como algunos esperan, no quiere decir que haya ausencia”. En cuanto al previsto cierre fronterizo, Ebrard asegura que no habrá tal por parte del gobierno de Estados Unidos , aunque sí se anticipa un cruce más lento, por lo que confía en la palabra y postura de Mike Pompeo y su equipo, ya que de lo contrario habrá pérdidas para ambos países.

En cuanto a la política migratoria, Ebrard sostiene que México la mantendrá como hasta ahora:  registrando a los centroamericanos que ingresen para garantizarles mejores condiciones de vida en su paso y es una política que deberá coexistir con la visión de Estados Unidos.